Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 18, 2011

De San Fermín a la Guerra Civil

A 33.000 pies ha tenido acceso a una historia increíble que sucedió en la antesala de la Guerra Civil.Un grupo de estibadores castelloneses alquilaron un autobús y viajaron a Pamplona para disfrutar de los Sanfermines.

Bautista Torrent tenía 32 años cuando salió por primera vez de Castellón, su tierra natal. “Fue el viaje de su vida”. Así se lo contó a su nieto Basilio en multitud de ocasiones, cuando apenas era un niño. Le sentaba sobre  su regazo y le relataba su hazaña. Hoy, aquel niño es un consagrado periodista, historiador y escritor  llamado Basilio Trilles. El único superviviente de esta historia. El último notario. “No deja de ser interesante que en julio del 36, con la que estaba cayendo, un grupo de tipos de la época decidiera alquilar en Castellón un autobús para ir a los Sanfermines”, explica Trilles, “pagaron 1.500 pesetas entre todos los de la peña taurina y se aventuraron”.
Bautista Torrent con su nieta Mari Carmen en brazos . En el centro Basilio Trilles, junto a su a…

San Fermín es de carne y hueso...

Duda de todo. Encuentra tu propia luz (Buda) Sabios son aquellos que dominan el cuerpo, la palabra y la mente. Ellos son los verdaderos Maestros.
Más grande que la conquista en batalla de mil veces mil hombres es la conquista de uno mismo.
El perfume de las flores no va contra el viento. El perfume del hombre virtuoso se extiende por todas partes.
El hombre que tiene miedo, busca refugio en los montes, en los bosques sagrados o en los templos. Sin embargo tales refugios no sirven, pues allí donde vaya, sus pasiones y sus sufrimientos lo acompañarán.
Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu propia mente disciplinada.
El que hace acequias controla el agua. El que fabrica flechas las hace derechas. El carpintero domina la madera. El sabio domina su mente.
Por pequeño que sea un deseo, te mantiene atado, como el ternero a la vaca.
El verdadero buscador no se id…