Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

¿Dónde está el Nobel de la Paz?

¿Qué se puede esperar de una sociedad que acuna a sus hijos junto a los cargadores de un fusil de asalto? Ellos son los únicos antisemitas. Ellos serán los culpables de la muerte y destrucción de su propio pueblo.

Corazón rojo

Si su sonrisa es blanca y el corazón rojo, entonces ¿qué nos diferencia? Esta es una de las fotografías de las que me siento más orgulloso. La tomé en una aldea de Sudán. Varios niños arrastran, en blanco y rojo, una cadena de espinos de sed, hambre y enfermedades. Sin embargo, corren y ríen. Son niños.

La sonrisa del Atlas

Una sonrisa puede hacer cambiar el mundo. Y así fue. Sucedió en julio del 2007, en pleno Atlas marroquí. Al principio, sus rostros eran serios y miradas desconfiadas. Un extranjero con una cámara al hombro... ¡Peligro! Al ver la sonrisa del intruso, todo fue más fácil. Comenzaron a reír. Una carcajada interminable. Ahora sí. Confiaban. Y en medio de la confianza, una mirada, un gesto.

La vida después de la vida

La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir. (Gabriel García Márquez)

Las niñas que curan el SIDA

Pensaba que era una leyenda urbana. Hasta que escuché por la radio a la misionera comboniana Fernanda Pellicer. Hablaba de SIDA y lo hacía desde Uganda. Quedé perplejo. Pero su testimonio pasó de puntillas.
En Uganda se contabilizan 1.200.000 niños huérfanos por culpa del VIH. "Muchos adultos que están infectados", decía, "creen que se curan de la enfermedad si mantiene relaciones sexuales con niñas pequeñas sanas...". Acto seguido, busqué información en Internet, concretamente en la web de ONUSIDA. Una vez más me quedo sin palabras. La mitad de la población infectada por el VIH es femenina. En África subsahariana, donde la epidemia es más grave, constituyen  el 57% de las personas infectadas, y tres cuartas partes de los jóvenes enfermos son mujeres. Sus edades comprenden entre los 15 y los 24 años. Las niñas tienen un riesgo mucho mayor.

Playa de Camerún

A través de los ojos de un niño...

A través de los ojos de un niño la religión se transforma -sin excepción- en una simple caricatura, la del propio ser humano.