Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2010

Su espejo sigue hablando

El mulamula del desierto ha volado hasta el espejo roto de aquel viejo loco,
el del pelo blanco y rojo…


¿Sabías que el blanco y negro de mi plumaje no se arruga con el tiempo?
Cada suspiro es un número en el calendario…
¿Sabías que la soledad se acuna bajo el rojo luto del naranja?
Lleva tirantes y se cuelga de un último aliento…

¿Sabías que duerme sentada y recita versos?
Su voz es un hilo de vida...

¿Sabías que su última ola está por llegar?
Vendrá en marea alta y con luna nueva…

¿Sabías que sus lágrimas se han quedado sin sal?
Gotean en el columpio de la niñez.

¿Sabías que sus nietos tan sólo son un recuerdo?
El corazón desmemoriado de la memoria ha dejado de empujar sus velas.

¿Sabías que ya no hablan porque nadie les escucha?
Son cuñas de piedras, almidonadas por nadie y ahondadas por la azada el esfuerzo…

¿Sabías que sus huesos crujen de frío?
Varas de almendro de sangre tibia. Braseros sin brasa que un día templasteis…

¿Sabías que ya no riegan al atardecer?
Las flores se han s…

Jerónimo

Jerónimo tiene 77 años y acaba de resbalar en plena calle, en el centro de Pamplona. Su cabeza es la primera en golpear el suelo. No puede levantarse. Le cuesta. Se apoya en el bastón. Lo consigue. Apenas puede hablar. Está mareado. "Gracias", susurra. Una mujer sale de una tienda cercana y le acomoda en una silla, en el mismo punto donde ha resbalado. El periodista llama al 112. Son las doce y  veinticinco de la mañana.

- SOS Navarra..¿dígame?
- Necesitamos una ambulancia. Un anciano ha caído al suelo y se ha dado un fuerte golpe en la cabeza.
- ¿Esta consciente?
- Sí
- ¿Pregúntele cómo está?
-  Dice que bien, pero se siente mareado.
- ¿Pregúntele si quiere ir al hospital?
- Dice que no. De todas maneras, le he preguntado si quiere una ambulancia y me ha dicho que sí.
- No podemos enviarle una ambulancia para estos casos. ¿Le puede acompañar al ambulatorio más cercano?
- Claro que puedo, pero este hombre tiene 77 años, se encuentra mareado y el centro médico está a unos 80…

Dios es "la"

Aquí, al sur de la razón, Dios es “la”.

En el “norte” es “el”.
Para la razón, Dios es varón. Para la intuición es mujer.
Curiosa y sospechosamente, la naturaleza ha desertado al bando de los “locos”. Para la naturaleza, todo lo que merece la pena es curvo...
Ejemplos:
Bondad, mar, pasión, alfa, omega, esperanza o memoria: todas son “la”.
Poesía: sólo puede ser parida.
Las estrellas –como las mujeres– hablan sin hablar.
Sólo “la” revelación apaga la sed.
Sólo “la” eternidad puede con el tiempo.
Luz: “la” sombra de Dios
Sí, Dios es ella. Dios es “la”...
J.J Benítez


El padre Manzzi, padre comboniano, confiesa a una niña en Sudán.
Las estimaciones de Unicef indican que en el mundo existen entre 70 y 140 millones de mujeres que han sido sometidas a la ablación del clítoris y que sólo en África tres millones de niñas corren el riesgo de padecer mutilación genital, una práctica que, no obstante, comienza a cuestionarse.Así lo indica el informe 'La dinámica del cambio social: hacia el ab…

Políticos que muerden la sociedad... (I)

Hola Iván!!
El otro día, después de nuestro "encuentro", me quedé bastante revuelta. En el área - se refiere a Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Pamplona- querían llamar a los 2 periódicos para contar el asunto y pararlo.... A mí me parecía que no, principalmente porque estaba tranquila con mi actuación. Aunque no con la tuya. Siempre he defendido que soy transparente y tratar de parar vuestro artículo era lo contrario; aunque me pareciera que vosotros no lo habíais sido.
Pensé que, cuando saliera, iba a escribir un artículo sobre el síndrome callejeros. Pero también en eso he reflexionado y he pensado que es echar leña a un fuego que, al final, no nos destruye a nosotros, sino a esas personas vulnerables que están en la calle.  Yo pienso que tu papel, como periodista, es investigar, perfecto. Y contar la noticia. Bien. Pero el mio, y el de mis compañeras/os es valorar las situaciones sociales y gestionar herramientas para resolver aquellas que creamos que es la adminis…

Las heridas del Sahara se abren en Navarra

MARTES 9 de noviembre. Son las dos de la tarde. Suena el teléfono en casa de la delegación saharaui en la Rochapea (Pamplona). Mohamed, subdelegado, de 55 años, descuelga. Está intranquilo. Lleva toda la mañana esperando. Cambia el tono y el idioma. Es el delegado saharaui en Madrid. Se expresa en hasanía, su dialecto natal. Escucha atento. Parece preocupado. Cuelga."Hay novedades", afirma. "El Frente Polisario acaba de hacer balance del desmantelamiento del campamento de protesta saharaui "Gdeim Izik": 11 muertos, 729 heridos y 109 desaparecidos". Se queda en silencio. Una de sus hijas lo rompe con la ceremonia del té. Sirve dos vasitos. "Es mi hijastra. Perdió a su padre en plena guerra". Vuelve a sonar el teléfono móvil. Lo apaga. Mohamed se enteró de la noticia del desmantelamiento del campamento por su hijo de 18 años. "Salmi apenas durmió en toda la noche, pendiente de los foros de Facebook. Entonces, se empezaba a hablar d…

Jerusalén, princesa de la paz

En Israel la realidad supera la ficción. Aquí conocí el negocio de los atentados. Todo comienza con una explosión en plena calle.Después, una carrera por obtener el mejor instante. Si no consigues estar lo suficientemente cerca, no te compran las fotos. Si  has estado  cerca, pero llegas tarde a la agencia, no te compran las fotos. Si consigues estar cerca y llegas a tiempo a la agencia para venderlas, te dicen que te pases mañana para cobrar. En el mismo lugar donde se producen los atentados se mueven cheques en blanco, se regatea.... Israel. Beta Esrael.
Jerusalén. Mordazmente llamada la princesa de la paz. Desde hace dos mil años sus calles no han respirado el bálsamo de la conciliación. Jerusalén. Ciudad amurallada hoy doblemente por el rencor y la historia. Se reza y se odia con la misma intensidad. Con una mano la torah, la biblia y el corán, con la otra, la vara de la guerra. Arqueólogos e historiadores coinciden en que la ciudad santa ha sido conquistada 20 veces y destruida …

Líbano, la montaña blanca

El 31 de enero del 2000, el vuelo SN255 aterrizaba a las 19 horas en Bruselas, desde donde despegaría horas más tarde al Líbano, la 'montaña blanca', conocida así por sus cumbres nevadas. Otros historiadores lo describen como la montaña de los perfumes: Lubna, un tipo de árbol que abunda en el país y exhala un rico aroma.

Desembarco en Beirut. Me retienen en el control de pasaportes. Al parecer se están manejando documentos falsos. Prudencia. Son las cuatro de la mañana. Una hora más tarde, un taxista me deja en la entrada del Marble Tower hotel. Cobra 29 dólares. Es muy tarde para regatear,
Duermo tres horas. La luz intensa del amanecer entra en mi habitación, sin avisar. Sin concederme  un respiro. Renqueante me levanto. ¡Qué demonios hago aquí! (La misma sensación que en Sudán). Un café bien cargado  recompone. Tengo varios contactos apuntados en el cuaderno de notas. Espero que no fallen. Jorge, un miembro de las milicias cristianas que luchó durante la guerra civil en el…

En casa del Dalai Lama

Frío, mucho frío. Esta es la sensación al ascender la estrecha carretera que lleva a la misma puerta del cielo. Y al llegar, sorpresa. Unas camisetas de fútbol colgadas de una barandilla parecen estar ahí a propósito para dar la bienvenida. "You will never walk alone", dice una de ellas. Un reloj marca las doce del mediodía. Una vaca busca entre restos de basura. Callejuelas. Huele a picante, té con mantequilla y momo. Barrizal. Monjes. Monjas. Ruido, mucho ruido. Pitidos de claxon. Es hora de clase. Filosofía, a golpe de palmada. Preguntas. Respuestas. Incienso. Mantras. De nuevo, ruido. Turistas. Meditación...  Dharamsala, la casa del Dalai Lama. La tierra del exilio. Un enclave estratégico a 1.700 metros de altura. La casa de Tenzin Gyatso, el décimo cuarto Dalai. A los pies de los Himalayas. Una puerta en el tiempo. Un reloj de arena donde el silencio existe y no existe. Olor a leña.  






                                                  Entrada a la vivienda del Dalai Lam…

Intocables

Fotos copyright Iván Benítez

Las ratas del templo de Karni Mata, en la localidad india de Bikaner, reciben tres vasijas de leche y agua limpia al día. Los sacerdotes y feligreses que se acercan diariamente a este recinto sagrado se encargan de que no les falte de nada. Las veneran. Creen que estos roedores, unos 20.000, son la reencarnación de la diosa. Cuando uno sale del templo y deja atrás el intenso olor a rata que impregna los pulmones, uno descubre, no muy lejos de este manto de excrementos y mármol blanco, una nueva y cruda realidad, esta vez de carne y hueso. Una situación que yace en el asfalto de la cotidianidad de la sociedad hindú.

Hombres, mujeres, niños, niñas, mueren, literalmente, de inanición o por enfermedad, bajo las ubres de unas vacas a punto de reventar de leche. Son los intocables. Los impuros. Los excluidos.
La tradición y la religión lo dejaron claro en la noche de los tiempos. Hace tres mil años, las escrituras sagradas védicas, las leyes de Manú, clasificar…